Archivo de la etiqueta: Pull and Bear

If I was a rich girl

Na na na na na na

Lo confieso. Este mes estoy realmente arruinada. Y lo peor de todo es que tengo culpa parcial de ello.

Si, vale, han hecho recortes de horarios en los plannings del curro, pero también, mi poca disponibilidad y ganas para trabajar dias extras han contribuido. Así que así estamos, a penas sin un duro en la cuenta, y con las Spring-Summer 09 en las tiendas más monas que mi joven cerebro ha podido percibir hasta ahora.

De todos modos, no creo que la ropa sea mucho más bonita este año que otros, sino que yo soy más receptiva a que me gusten las cosas. Lo cierto es que ahora mismo, de hecho, me doy miedo, porque hay prendas que soy capaz de reconocerlas fuera de su contexto y voy identificando la ropa de la gente por la calle. Es áltamente preocupante.

Así que así estoy yo, con una exposición sobre la seda de araña preparada para mañana, millones de trabajos sobre materiales compuestos, nanomateriales y materiales biológicos y parte de un proyecto por exponer. Casí nada. Gracias al plan Bolonia mi vida es aún más pesadilla de lo que podría haberme imaginado hace unos años. Si, gracias. Porque lo de ohhh si, evaluación continua, trabajitos, menos examenes, es cierto hasta un punto. Nosotros jóvenes, miembros de mi generación, somos pequeñas cobayas, pequeños ratoncitos de laboratorio con los que ensayan planes de estudio y siempre nos toca en medio. Así que si, evaluación continua pero también exámenes.

Ahora que alguien me explique de donde voy a sacar yo tiempo para estudiar.

Vale, menos tiendas, menos interneteo, pero y si me dedicara a jugar a la petanca o a las chapas con mis amigos del barrio? Tendría el mismo poco tiempo que tengo ahora.

Suframos hermanas.

De momento “soñaré” con cosas más económicas, para que el riñón duela menos.

De Pull

Necesito un brazalete de este rollo. No tan grande, porque me han dicho que es extremadamente ancho, pero si 2/3 de este. Ideas?

Y un monedero. Este parece que tiene bastante hueco para todo. Pero me gustaría ver cómo es por fuera.

Ya de cara al ultraverano. Blanco

Me encanta que sea tan abuelil

Creo que es el mismo que el año pasado

Creo que son estas, me molan en negro o en marroncillo.

Unas de este rollo, para no llevar flipflops plasticosas con vestidos monos. Vi unas de Zara, creo que de piel en Lefties

Si los megarebajaran, ya de cara al otoño, me los pillaría:

Anuncios

Sales

Creo que hay dos maneras de afrontar las rebajas.

La primera, hacer lo que toda la vida hemos visto en el telediario que ocurre una preciosa mañana de 7 de enero y que conmociona al pais. Esperar cual loca desatada en la puerta de tu comercio elegido, preparada para coger todo lo que te suena que te gusta, sin mirar a penas tallas ni estado de la prenda en si, y si eres lo suficientemente rápida te ahorras 2 horas de cola. Todas tenemos en la cabeza la imagen marujil de las puertas de El Corte Inglés o en el pasado, de Galerías Preciados. Y tu ahora mismo te preguntas… haría yo cola en la puerta del CI? Yo se mi respuesta.

La segunda forma, la que yo creo que es la más inteligente, es esperarte calentita en tu casa, fichando por internet cosas que te guste y te esperas a las terceras rebajas, donde está todo a precio rata y con un poco de suerte, incluso zapatos de tu número. Siempre pasa que llegados a este punto, ya sacan cosas que tenían perdidas por los almacenes y que las locas del primer dia han devuelto y que estarán en tu poder a un precio muy razonable.

Yo solía ser de las del segundo caso, esperarme a las ultrarebajas y comprar básicos para la siguiente temporada o el siguiente invierno, y hacer acopio de zapatos molones a precios decentes. Pero este año he pecado, y he sido de caso 1 + caso 2. Cosa que os aseguro, que es una contradicción.

Si has conseguido algo chulo del primer dia y cometes el error de ir a las terceras rebajas, lloraras viendo como sigue quedando esa prenda y 3 veces más barata y ya no puedes devolverla, porque con las ansias has quitado la etiqueta y lo has estrenado. Mala suerte, hermana.

Ocurre también que te has gastado tal pastizal en las primeras rebajas, que te lamentas al llegar a las terceras de no poder invertir en básicos porque ya no te quedan ni 5 céntimos y te acuerdas de que tus cardigans que tanto usas, necesitan renovarse.

Si es que en el fondo estamos enfermas.