Archivo de la etiqueta: Old Navy

Bones

Desde que doy la asignatura de Biomateriales mi vida no es igual. Es de esas asignaturas que jamás pensarías que acabarías dando, pero que como es tan distinto de lo que estás acostumbrado a estudiar, hasta te gusta.

Cada vez que doy un paso, pienso en lo que me han dicho. Ahora bebo más leche, como más yogur, y si tengo taquicardias me mosqueo.

Porque mi vida no es lo mismo desde que se que los osteoblastos y los osteoclastos están en mi vida, y supongo que vosotros tampoco sabíais de su existencia. No me quiero poner friki-científica, pero es de las cosas más interesantes que llevo aprendidas este año.

Ahora se qué es la osteoporosis. He descubierto que los huesos es uno de los materiales más admirados por los estudiosos de los materiales. Los huesos como material estructural, como parte de la naturaleza que se admira por su sabiduría y su buena “hechura”.

Osteoblastos y osteoclastos, grandes hombres que forman parte de nuestra vida, ambos, dentro de los huesos. Actúan de sensores, según nos movamos más o menos. Los primeros, detectan si somos muy activos y si lo consideran necesario, fabrican más huesito, para que sean más gordos y soporten más nuestras alegrías y nuestros bailes. En cambio, al volvernos más vaguetes, los osteoclastos consideran que no necesitamos ese pepino de hueso, y se lo comen poco a poco hasta lo necesario.

Es un poco como el pacman, que se va comiendo los quesitos y nos da puntos. Y ahora todo tiene más sentido. Ahora entiendo porqué son tan coñazos insistiendo en que bebamos leche y hagamos ejercicio de pequeños.

Porque lo mejor para los huesos, según me han contado, es dar saltos o hacer movimientos digamos, irregulares, no uniformes.

Y es que no  todo iban a ser banalidades. La ciencia también mola, aunque sea en pequeñas dosis.

En cápsulas.

Y cuando estoy en clase, ya me duelen hasta las juntas de las articulaciones. Si es que tanto hablar de prótesis de cadera o pernos dentales no puede ser bueno.

Anuncios