Archivo de la etiqueta: Blanco

If I was a rich girl

Na na na na na na

Lo confieso. Este mes estoy realmente arruinada. Y lo peor de todo es que tengo culpa parcial de ello.

Si, vale, han hecho recortes de horarios en los plannings del curro, pero también, mi poca disponibilidad y ganas para trabajar dias extras han contribuido. Así que así estamos, a penas sin un duro en la cuenta, y con las Spring-Summer 09 en las tiendas más monas que mi joven cerebro ha podido percibir hasta ahora.

De todos modos, no creo que la ropa sea mucho más bonita este año que otros, sino que yo soy más receptiva a que me gusten las cosas. Lo cierto es que ahora mismo, de hecho, me doy miedo, porque hay prendas que soy capaz de reconocerlas fuera de su contexto y voy identificando la ropa de la gente por la calle. Es áltamente preocupante.

Así que así estoy yo, con una exposición sobre la seda de araña preparada para mañana, millones de trabajos sobre materiales compuestos, nanomateriales y materiales biológicos y parte de un proyecto por exponer. Casí nada. Gracias al plan Bolonia mi vida es aún más pesadilla de lo que podría haberme imaginado hace unos años. Si, gracias. Porque lo de ohhh si, evaluación continua, trabajitos, menos examenes, es cierto hasta un punto. Nosotros jóvenes, miembros de mi generación, somos pequeñas cobayas, pequeños ratoncitos de laboratorio con los que ensayan planes de estudio y siempre nos toca en medio. Así que si, evaluación continua pero también exámenes.

Ahora que alguien me explique de donde voy a sacar yo tiempo para estudiar.

Vale, menos tiendas, menos interneteo, pero y si me dedicara a jugar a la petanca o a las chapas con mis amigos del barrio? Tendría el mismo poco tiempo que tengo ahora.

Suframos hermanas.

De momento “soñaré” con cosas más económicas, para que el riñón duela menos.

De Pull

Necesito un brazalete de este rollo. No tan grande, porque me han dicho que es extremadamente ancho, pero si 2/3 de este. Ideas?

Y un monedero. Este parece que tiene bastante hueco para todo. Pero me gustaría ver cómo es por fuera.

Ya de cara al ultraverano. Blanco

Me encanta que sea tan abuelil

Creo que es el mismo que el año pasado

Creo que son estas, me molan en negro o en marroncillo.

Unas de este rollo, para no llevar flipflops plasticosas con vestidos monos. Vi unas de Zara, creo que de piel en Lefties

Si los megarebajaran, ya de cara al otoño, me los pillaría:

Bones

Desde que doy la asignatura de Biomateriales mi vida no es igual. Es de esas asignaturas que jamás pensarías que acabarías dando, pero que como es tan distinto de lo que estás acostumbrado a estudiar, hasta te gusta.

Cada vez que doy un paso, pienso en lo que me han dicho. Ahora bebo más leche, como más yogur, y si tengo taquicardias me mosqueo.

Porque mi vida no es lo mismo desde que se que los osteoblastos y los osteoclastos están en mi vida, y supongo que vosotros tampoco sabíais de su existencia. No me quiero poner friki-científica, pero es de las cosas más interesantes que llevo aprendidas este año.

Ahora se qué es la osteoporosis. He descubierto que los huesos es uno de los materiales más admirados por los estudiosos de los materiales. Los huesos como material estructural, como parte de la naturaleza que se admira por su sabiduría y su buena “hechura”.

Osteoblastos y osteoclastos, grandes hombres que forman parte de nuestra vida, ambos, dentro de los huesos. Actúan de sensores, según nos movamos más o menos. Los primeros, detectan si somos muy activos y si lo consideran necesario, fabrican más huesito, para que sean más gordos y soporten más nuestras alegrías y nuestros bailes. En cambio, al volvernos más vaguetes, los osteoclastos consideran que no necesitamos ese pepino de hueso, y se lo comen poco a poco hasta lo necesario.

Es un poco como el pacman, que se va comiendo los quesitos y nos da puntos. Y ahora todo tiene más sentido. Ahora entiendo porqué son tan coñazos insistiendo en que bebamos leche y hagamos ejercicio de pequeños.

Porque lo mejor para los huesos, según me han contado, es dar saltos o hacer movimientos digamos, irregulares, no uniformes.

Y es que no  todo iban a ser banalidades. La ciencia también mola, aunque sea en pequeñas dosis.

En cápsulas.

Y cuando estoy en clase, ya me duelen hasta las juntas de las articulaciones. Si es que tanto hablar de prótesis de cadera o pernos dentales no puede ser bueno.

Research (II)

Ya sin dolor de pies, lo que hoy toca es un nuevo Research sobre lo que nos espera para el calorcito.

Todas hemos ido viendo, a medida que se agotaban los artículos de rebajas, como esa esquina de “Nueva Colección” de cualquier tienda iba creciendo a ritmo más acelerado que un Gremblin con agua. Y como todo, como lo de rebajas está más que visto, se tiende a ir al lado oscuro y a mirar lo nuevo, lo desconocido.

Afortunadamente ni ojo de pobre no mira hacia esas esquinas porque estamos en crisis y no debo gastar, pero ahora si, mwawawawaaaaaaaaa. Ya sólo quedan trapos en Zara y Blanco se está poniendo muy a tiro con tantas promociones, a ver si aprendemos, Amancio.

Pues eso, más que Research, análisis de S/S 09 de Blanco

La campaña en si tiene varios puntos impactantes. Para empezar, Isabeli Fontana divina como imagen de la marca. Últimamente lo están dando todo con el casting. Las fotos me huelen a H&M no se porqué, quizá porque la Fontana ha estado mucho con ellos… Siguiendo, tendremos sección HOMBRE en las tiendas. Venga, todas a coro.. ARGGGGGGGGGGG

Lo que se ha podido ver tampoco es para salir corriendo, pero todas conocemos Blanco y tememos lo que puede salir de ahí de cara al hombre. Se puede formar un batiburrillo raro en la tienda. Yo no se quién entrará a comprar. Fijarme, en lo único que me he fijado es una camiseta gris con letras verdes que pone Florida que es igual que una que compró mi santo en ese mismo lugar, pero pagándose el viaje jaaja.

Bueno, como lo de hombre no nos interesa mucho de momento, sigo con mujer. Parece que lo han dividido en 5 inspiraciones por llamarlo de alguna manera. Algunas de ellas ni las nombro porque al menos de momento, no les encuentro interés.

Ethnic Mix (que yo la juntaría con Méjico Lindo)

Sólo me gusta este. Lo hay parecido en marrón, pero ya está visto en la tienda, y la tela es remala. No compensa. Hay una camiseta gris con flecos, que yo respeto el gusto de todo el mundo, pero a mi me trae pesadillas infantiles porque me recuerda a la típica camiseta de “Benidorm” igualita, blanca, a modo de vestido, en algún caluroso verano de los años 90.

Méjico Lindo

Típico vestido mexicano, que no pasa de moda y que ya debería ser una inversión, como la que se compra un Blazer o un 2.55. Seguro que mi madre tuvo alguno… Será una plaga

Street life

Esta la veo… en fin xD. Pero bueno, como en todo, algo se puede sacar

Esta, already una plaga, y para todos los gustos, a mi me parece una camiseta pro-novio. Me gusta el mensaje y si a tu novio no le importa que presumas de él, la necesitas.

Sandalias enjauladas, bueno, más bien pies enjaulados. Las odié desde el primer momento que las vi, pero ahora me gustan bastante.

Everyday

Vestiditos típicos medio globo, de cuadritos sesenteros. Siempre me han gustado y no me molesta que se sigan llevando

 

Y ya por último, las bailarinas molonas, que más bien parecen de Pull and Bear, pero las aceptamos en Blanco como animal de compañía.

 

 

Para  acabar, darle las gracias a Serto, que me ha dado mi primer premio. Gracias nena!!

Been there, done that

 Cada vez más me preocupa mi dependencia al pc, y en general a internet. Me planteo cómo sería mi vida actual y la de todo el mundo si no existiera. De hecho, pienso, cómo puede vivir la gente sin él.

Recuerdo que cuando éramos pequeños y nos mandaban hacer un trabajo, todos tirábamos de Encarta, mítica, pero tenía el inconveniente de que el copy-paste era tan evidente que resultaba un desastre. Todos teníamos el mismo trabajo. Internet nos abrió todo un abanico de posibilidades, todo un mundo nuevo por descubrir, e infinito, donde la ley del mínimo esfuerzo, con un poco de esfuerzo, no era tan cantosa, el problema, es que corres el riesgo de que tu información recopilada no sera fiable…

Pero a lo que iba, creo que si no fuera por internet, muchos de los amigos que tengo ahora, no los podría haber podido conservar. Tal ritmo de vida llevamos todos, que al salir del colegio o al acabar los cursos de la universidad, nos hubiéramos acabado perdiendo el contacto, en cambio un email puede salvar todas las distancias. Tengo amigos que incluso no he visto en persona, esto antes era posible sólo con “pen pal” famoso, que nos proporcionaban en clase de inglés, y que en el fondo era una mezcla de cita a ciegas o un compro amigos porque eso era un sorteo, y encima tenías que pagar. Recuerdo que tuve un amigo griego, George Economou o algo así. Ël se lo curraba un montón, me mandaba cartas en un papel chulísimo. Una vez incluso me mandó un billete griego, y yo le mandé otro. Lo malo fue, que en aquel tiempo había pesetas, y lo mínimo eran 1000 pts como recordaréis, así que la bromita del griego me salió por un pico. Ahora no lo habría hecho ni loca.

Herramientas como Facebook o Tuenti incluso me han hecho retomar el contacto con gente de mi primer colegio incluso, gente perdida totalmente que sigue existiendo y que se acuerda de ti. Les añades, no les hablas, pero te hace ilusión saber de ellos. Pero lo que más nos  gusta a todos es ver el nivel de estupidez al que pueden llegar algunos. En el fondo nos encanta cotillear y ver como aquel niño bueno se ha convertido en un modernito insoportable, o la niña gordita de clase ahora está hecha una modelo, o fulanita se ha echado novio, o Rita se ha ido de Erasmus y no volverá. Es gracioso ver lo que te planteabas antes como sería, es como ver el futuro que te imaginabas en el pasado.

Como todo, supongo que saca lo bueno y lo malo de nosotros. Dicen que de un tiempo a esta parte, la fotografía ha sufrido un crecimiento exponencial, y la verdad es que estoy de acuerdo. Ahora hasta el más tonto tiene una Reflex, cuando antes nos conformábamos con una compacta rancia, incluso sin flash de carrete de 35 mm, con la que corrías el riesgo de que al volver de la excursión o el viaje, se te hubiera velado el carrete por no saber ponerlo bien. O justo en todas las fotos sales con el ojo pipa y no hay manera humana de volver a repetir ese instante. De todos modos, las máquinas de usar y tirar no estaban nada mal.

Y luego se me ocurre enseñarle a mi padre lo de Poladroid y le parece una ofensa. “Hija, antes llorábamos por conseguir una foto buena, con calidad, y colores buenos y odiábamos la Polaroid por lo cara que era y la m**** de fotos que hacía, y ahora me llegas tu, que te gustan las fotos estropeadas… no os entiendo”. Yo tampoco, pero lo retro está de moda.

Me gusta que los profesores me manden los apuntes por email.

Runaway

 

 

blanco

 

Tengo la impresión de que no hago otra cosa más que perder el tiempo. Dos años que podría calificar como los más “nasty” de mi corta vida. Con sus momentos buenos, con sus viajes, con sus risas, pero en el fondo, la idea de que no estoy acabando las cosas como debo me atormenta cada noche. Quizá el primero fue más pozo y el segundo ha remontado, pero la cosa no mejora.

Me planteo que incluso quizá debería de dejar de hacer lo que actualmente hago, pero tampoco tengo vocación, y la poca que tuve alguna vez, además de inviable, es impracticable. Cada dia me levanto a las 9 y media de la mañana, para no sentirme culpable de no aprovechar el dia, pero el dia se aprovecha de mi, y llega la hora de comer. Vuelvo de clase con el dia apagado, es de noche, y la sensación es de tener que ir a dormirse. En realidad quedan muchas horas para meterme al sobre, pero tanta oscuridad me agobia y no me ha cundido el dia.

Pasan los dias y no hago más que pensar en lo que mi Santo quiere que hagamos juntos. Y cada dia tengo más ganas. Creo que lo mejor sería salir de aquí, y librarme de todo, irme lejos con él, y volver sólo si estoy desesperada. Ahora soy joven, y aguanto un vuelo de 10 horas. Estoy en edad contratable y soy carne fresca para becaria de empresas recibiendo sueldo precario. Pero no me importa. Se que lo necesito, pero hay algo que me para los pies aquí, y como no me de prisas, me va a enterrar como a los dibujos animados les atrapan con el cemento fraguado. Mmm, el cemento, lo estudié el año pasado…

Si es que no se puede ir a clase con la sensación de tener obligación moral de asistir. O se quiere o no se quiere, pero no vale ir y pasar, como cuando hacíamos en bachillerato. Se supone que hago esto para no ser una más, para ampliar mis oportunidades, pero el cúmulo de circunstancias no me deja disfrutarlo.

Y entonces llega Zara, y me atrapa en sus garras, cuando más débil estoy…

Todos somos débiles. Todos caemos en algo.

Far far away

 

No hago más que ver fotos post-gala de los Goya y me horrorizo de lo horrible que es la alfombra roja española.

Para empezar, no es roja, es verde y tiene publicidad. Y para seguir, alguien las abduce para que se pongan modelitos horrorosos de diseñadores españoles. Y no es que tenga nada encontra de ellos, pero hay algo oscuro y bilateral en el asunto que no entiendo. Bilateral porque si son ellas las que eligen el vestido, porqué el representante o el propio diseñador no se niega a que tal estilismo salga a la luz? Y si el vestido lo ha elegido el estilista de la firma, por qué carajo ellas no se niegan a vestir y quedar tan adefesio? Es de esas cosas signas de llevar a Cuarto Milenio, porque no lo entiendo.

Es como si aquí se apagara el glamour. Como si todos se disfrazaran raro para salir en la tele. Como si a todos les diera igual todo, como si no quisieran ganar el premio…

Sales

Creo que hay dos maneras de afrontar las rebajas.

La primera, hacer lo que toda la vida hemos visto en el telediario que ocurre una preciosa mañana de 7 de enero y que conmociona al pais. Esperar cual loca desatada en la puerta de tu comercio elegido, preparada para coger todo lo que te suena que te gusta, sin mirar a penas tallas ni estado de la prenda en si, y si eres lo suficientemente rápida te ahorras 2 horas de cola. Todas tenemos en la cabeza la imagen marujil de las puertas de El Corte Inglés o en el pasado, de Galerías Preciados. Y tu ahora mismo te preguntas… haría yo cola en la puerta del CI? Yo se mi respuesta.

La segunda forma, la que yo creo que es la más inteligente, es esperarte calentita en tu casa, fichando por internet cosas que te guste y te esperas a las terceras rebajas, donde está todo a precio rata y con un poco de suerte, incluso zapatos de tu número. Siempre pasa que llegados a este punto, ya sacan cosas que tenían perdidas por los almacenes y que las locas del primer dia han devuelto y que estarán en tu poder a un precio muy razonable.

Yo solía ser de las del segundo caso, esperarme a las ultrarebajas y comprar básicos para la siguiente temporada o el siguiente invierno, y hacer acopio de zapatos molones a precios decentes. Pero este año he pecado, y he sido de caso 1 + caso 2. Cosa que os aseguro, que es una contradicción.

Si has conseguido algo chulo del primer dia y cometes el error de ir a las terceras rebajas, lloraras viendo como sigue quedando esa prenda y 3 veces más barata y ya no puedes devolverla, porque con las ansias has quitado la etiqueta y lo has estrenado. Mala suerte, hermana.

Ocurre también que te has gastado tal pastizal en las primeras rebajas, que te lamentas al llegar a las terceras de no poder invertir en básicos porque ya no te quedan ni 5 céntimos y te acuerdas de que tus cardigans que tanto usas, necesitan renovarse.

Si es que en el fondo estamos enfermas.